Skip to main content

Propone Consejo Ejecutivo de Empresas Globales a sociedad y gobierno trabajar juntos en transición energética

  •  Advierten empresas globales de riesgos ambientales y económicos si se aprueba la iniciativa de reforma eléctrica en sus términos. 
  • “México será más soberano con libertad para invertir y energía para crecer”: Alberto de la Fuente. 

Ciudad de México, 14 de febrero de 2022.– “La transición energética es un reto global tan grande que obliga a sociedad, empresas y gobierno a entrarle”, afirmó Alberto De la Fuente, presidente del Consejo Ejecutivo de Empresas Globales (CEEG), en su participación en el foro 18 del Parlamento Abierto para discutir la iniciativa de reforma al sector eléctrico nacional. 

Al exponer la postura de 57 grandes firmas internacionales con operaciones en México agrupadas en el CEEG, Alberto de la Fuente afirmó que las empresas globales “pueden y quieren ayudar en la transición energética” dado que “la CFE hoy no tiene, por si sola, ni la infraestructura, ni los recursos para atender la demanda de energía renovable”. Advirtió que la forma en la que se ha planteado esa iniciativa quita incentivos a las empresas privadas para participar en la generación de energías renovables. Esto, aseguró, le restaría competitividad al país, dificultaría cumplir acuerdos internacionales en materia de medio ambiente y obstaculizaría futuras inversiones. “Si una empresa ve que en México no podrá cumplir sus metas de energía limpia, simplemente se irá”, afirmó el presidente del CEEG. 

En su mensaje a los legisladores, Alberto de la Fuente enfatizó que las empresas globales tienen metas muy puntuales respecto a la reducción de emisiones y la transición de combustibles fósiles a energías limpias. Explicó que esos son compromisos asumidos ante reguladores, consumidores, colaboradores y accionistas de las empresas representadas en el CEEG. Dijo que, al ser signatarias de la Agenda 2030 de las Naciones Unidas, esas corporaciones están obligadas a mostrar avances tangibles en la lucha contra el cambio climático, la reducción de uso de combustibles fósiles, la agricultura sostenible y la protección a la biodiversidad. Todo ello se ve en riesgo por la iniciativa de reforma eléctrica. 

Añadió que, tan solo para 2024, se requieren 6 mil millones de dólares, es decir, 123 mil millones de dólares adicionales de inversión en energías renovables para 

que México tenga la capacidad de satisfacer las necesidades solo de las empresas del CEEG. Destacó que hoy el Estado mexicano no cuenta con los recursos financieros o tecnológicos para lograrlo, por lo que es imposible que la Comisión Federal de Electricidad pueda alcanzar las metas que la iniciativa de reforma se plantea. Si se aprueba este cambio legislativo en sus términos, el país se quedaría muy lejos de alcanzar sus compromisos internacionales, como por ejemplo, lograr que el 35% de nuestra energía provenga de fuentes limpias para 2024, o reducir emisiones en 31% para el sector energético en 2030. 

“La iniciativa de reforma eléctrica es un par de zapatos que le quedarían muy chicos a la economía mexicana”, aseguró de la Fuente. “Con unos zapatos que aprietan, no podemos caminar, ni mucho menos correr hacia el futuro”, por lo que, afirmó: “para tener unos zapatos que realmente le queden bien a nuestra economía, se necesita innovación, tecnología y mucho dinero”. 

Las empresas agrupadas en el CEEG son fuente de ingresos para 8 millones de mexicanos, generan el 10% del Producto Interno Bruto, el 11% de las exportaciones y consumen el 10% de la electricidad del país. De ahí el llamado que hace este organismo empresarial a los legisladores para que replanteen los términos en los que está diseñada la iniciativa de reforma del sector eléctrico. “México será más soberano con libertad para invertir y energía para crecer. No tengamos miedo a trabajar juntos”, concluyó en su intervención Alberto de la Fuente.